top of page

Este té se conservó por casualidad, ya que en aquella época no era común intencionalmente añejar té negro. Fue un té muy aromático, con dulzura pronunciada y sabores frescos e intensos que aún recordamos con claridad. Compramos una buena cantidad por su excelencia y lo olvidamos; luego, nos llevamos una sorpresa encantadora al redescubrirlo en el almacén después de más de una década. Lamentablemente, no documentamos los detalles de este té; solo recordamos que era un té de Yunnan adquirido en 2012. La producción sería del mismo año o uno anterior; la cosecha claramente provenía de árboles antiguos, ya que solo estos podrían ofrecer sabores tan complejos y profundos. Gracias a las abundantes sustancias gustativas que contiene el varietal de hojas grandes de Yunnan, se ha podido añejar este té negro sin perder su intensidad, resultando en un perfil de sabores impresionante y muy diferente de lo que era.


Este té ha envejecido de manera excelente. Aunque la fragancia floral que una vez estuvo presente ha disminuido en su mayoría, ahora presenta un aroma de añejamiento limpio y muchas notas de frutas maduras. Ofrece un licor sabroso con intensidad y una textura sedosa. Lo más sorprendente es la presencia de notas notables a azúcar moreno tanto en los sabores como en los aromas, lo que lo hace único y especial entre otros tés Dian Hong, ya sean frescos o envejecidos.

2012 Gushu Dian H